lunes, 18 de mayo de 2015

Incongruencias evidentes y ocultas


Ayer fueron las elecciones por elecciones por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) correspondientes a diversos colegios profesionales. Uno de las preguntas más comunes escuchadas la semana pasada entre los médicos de mi hospital (y de la universidad) era si existía sanción por no votar. Tal elección se percibía como lejana y ajena, a pesar de que algunos decían conocer al candidato y mencionar que era “buena gente”. Finalmente, al conocerse de que no existiría multa por no votar muchos no acudimos a hacerlo y preferimos pasar un domingo familiar a destinar casi tres horas del día de descanso al tráfico de la ciudad  o a hacer colas.

Por otro lado, el Decano del Colegio Médico se la ha pasado protestando en cuanto medio tenía a su alcance acerca de la supuesta discriminación por parte de los abogados, ya que su colegio profesional tiene un representante “directo” mientras que los demás colegios deben disputar dos asientos. Así, quien convocaba más votantes, asumiendo que hay espíritu de gremio, colocará a su representante.

La pregunta que aparece entonces es saber si el candidato deseado reúne las condiciones para desenvolverse con sobriedad, conocimiento y soltura en el CNM, entidad de una gran responsabilidad en el ejercicio del Estado de Derecho. Para poner un ejemplo, hace poco este Consejo ha destituido al ex Fiscal dela Nación, Carlos Ramos Heredia, por sus presuntos vínculos con la red Orellana.

Decir que nuestro candidato es “buena gente” no lo hace elegible, ni tampoco el asumir que todos los médicos votamos en bloque. Poner un afiche con la cara sonriente del candidato no resuelve ni la ignorancia ni la apatía electoral.

Por otro lado, no queda claro quien decide sobre la ausencia de sanciones si el CNM, el CMP o la ONPE. Pero en todo caso, no se entiende muy bien la posición del actual Decano, César Palomino -quien todavía no trasciende del discurso vocinglero y reclamón que lo llevó por poco margen al cargo-, pues si la exoneración de sanciones vino de un ente ajeno al CMP,  la tarea del Decano, además de reclamar, era el de convencernos de la necesidad de ir a votar, así como el de apuntalar una candidatura anodina, muda e insípida, ya que en estas circunstancias el voto era voluntario.

Pero si la decisión de no aplicar multas provino del CMP estamos ante una escopeta de dos cañones, por un lado el Colegio convierte el voto en optativo, que para una elección percibida como lejana, era obvio que el ausentismo sería masivo y por otro reclama por un recorte de espacio político. Si la decisión vino por el lado médico parecería no solo exhibir una actitud bifronte sino además una alegre concesión de mimos al gremio por la cercanía de las elecciones para cambio de directiva, en suma una medida “populista”.

Y es aquí donde viene el meollo de la crítica a Palomino, que parece haberle quedado ancho el cargo de Decano pues se desnuda políticamente como corto de habilidades y sin la visión necesaria para comportarse como un líder.


El Colegio Médico es más que un sindicato, más que el toque de bombos y chicharras que acompañan a un pliego de reclamos. El Colegio es una guía ética, científica y ontológica que parece no ser asumida aun por el actual Consejo Nacional y que por lo tanto debe ser cambiado. Una corriente mayoritaria, y aun apática, de médicos queremos un mejor ejercicio profesional con la dignidad y respeto que gozó en el pasado y que por diversas razones se perdió en el tiempo (y en las marchas).  

miércoles, 18 de marzo de 2015

La Bienvenida a El Niño


Fuente: NOAA

El brusco aumento de la temperatura ocurrido en la costa peruana no es otro que la declaración de la instalación de un nuevo fenómeno de El Niño. Según la NOAA, la Agencia estadounidense que monitorea la temperatura del Océano Pacífico ha encontrado un calentamiento inusual de las aguas. 

El fenómeno El Niño es producto de un cambio en la dirección de los vientos de esta parte del mundo. Estos vientos llevan las aguas calientes a la superficie de zonas que usualmente llevan aguas frías, como la corriente de Humboldt. esto provoca lluvias en la costa peruana, que normalmente es seca y desértica. Asimismo, conlleva un aumento de la temperatura ambiental. Esta semana el SENAMHI, el servicio meteorológico local, ha reportado el calentamiento del mar de la costa norte con lluvias en el litoral y en la sierra norte también. En estos días padecemos temperaturas de 30 a 32 grados y una intensa radiación UV.

Las predicciones apuntan al establecimiento de un El Niño débil, esto significa un poco más de calor por mayor tiempo, es decir la prolongación de las condiciones del verano dentro del otoño. Existe un 50% de probabilidad que estas condiciones perduren durante el invierno peruano. 

¿Cuál es la consecuencia  práctica? A mantener en el armario la ropa ligera y que los grandes almacenes empezarán antes de tiempo con el remate de las prendas abrigadoras. Acaso nos lleve a preparar el día de playa bien entrado Abril o Mayo e instalar la buena costumbre de usar sombreros, lentes de sol, protectores solares para contarrrestar los efectos dañinos de los rayos UV, el envejecimiento prematuro de la piel, el cáncer de la piel y las cataratas. 

El Niño ha llegado. Es hora de estar mas alertas al clima y prevenir los efectos perversos del cambio climático. 


Los murales como psicosocial


Durante la época de la Colonia, alrededor de 1650, un negro angoleño pintó la imagen de Cristo crucificado en un muro del barrio de Pachacamilla, lo que ahora es el jirón Huancavelica en la Lima cuadrada, donde funcionaba una cofradía. Este mural resistió el terremoto de 1655 que arrasó con el vecindario pero no con el muro. Posteriormente el mural resistió el terremoto de 1687 y los intentos virreynales por tumbarlo. Finalmente las autoridades terminaron convirtiendo la celebración en evento oficial del calendario religioso. Había nacido el Señor de los Milagros. La imagen se convirtió en sagrada y una copia del mural pintada en óleo es la que sale todos los años cada mes de Octubre ya no solo en Lima sino en todas las ciudades donde los migrantes peruanos se han organizado. Salvando las enormes distancia, el grafitti es parte de una expresión popular que no debe ser vista con malos ojos y con contadas excepciones son de una calidad que defiende las paredes de la ciudad del vandalismo pictórico de lemas y proclamas insulsas. Castañeda borró de un brochazo esta expresión de arte que no maltrata el patrimonio histórico. Pero el tema de fondo no es ese, es el psicosocial que ha armado para que no hagamos mas bulla sobre la persistencia de vehículos chatarra maltratando el tráfico vehicular. Castañeda está pagando los favores políticos que intentaron la revocatoria frustra y su reelección. Pero lamentablemente no será por mucho tiempo. Una combi estrellada nos hará volver a la realidad de la manera mas desgraciada, la muerte violenta de ciudadanos. 

viernes, 30 de enero de 2015

La falacia de salud igual a tomar mas leche



Tomo menos de una onza diaria de leche al día, lo suficiente para cortar el café de todas las mañanas. Me va mejor con el queso o el yogurt. Al ser un comprador usual de leche he visto como en los últimos diez años los precios de la leche fresca o evaporada se han duplicado o triplicado, lo que no concuerda con el índice inflacionario o la devaluación de la moneda nacional. Lo que apunta a una maniobra comercial que eleva artificialmente el precio y a la presencia de un oligopolio, es decir la concentración de las empresas lecheras en pocas manos, las que tienen la capacidad de manipular el precio a su antojo.

Esta semana leí un artículo de José Ignacio Távara en La república:

Una tesis de Tilsa Oré, sustentada esta semana, muestra que el precio que pagan los consumidores por la leche evaporada es casi tres veces mayor que el precio promedio que reciben los productores de leche fresca por una cantidad equivalente. También explica cómo el oligopolio de la leche procesada (3 vendedores) opera al mismo tiempo como oligopsonio en el mercado de leche fresca (los mismos 3 como compradores). El resultado es un oligoemporio, con mayores precios para los consumidores y menores precios para los pequeños ganaderos. La calidad de la leche que ellos producen es evaluada por los propios compradores, y no por un laboratorio independiente, lo cual genera incentivos para manipular la evaluación y presionar hacia abajo dichos precios… …Varias corporaciones han sido sancionadas por abusar de su poder de compra en EEUU y Europa, debieron resarcir los daños provocados y pagar multas millonarias. En otros casos se exigió a empresas involucradas en procesos de fusión la venta de algunos activos, precisamente para evitar que abusen de sus proveedores. En contraste, nuestra legislación es tan permisiva que las empresas pueden fusionarse a su libre albedrío –incluso hasta formar monoemporios– y concentrar el poder económico. Además, la interpretación legal casi siempre favorece a la gran empresa. De hecho, el 2011 el Indecopi declaró improcedente la denuncia por abuso de posición de dominio presentada por la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú. La tesis de Tilsa los pone en evidencia 
Por cierto, el oligoemporio de la leche realiza millonarias campañas publicitarias para hacernos creer que 3 vasos de leche al día es nutrición sana y con 5 vasos de leche al día los niños crecen. Totalmente falso. La leche es un complemento y solo es indispensable en los primeros meses de vida, pero si se va a escoger un tipo de leche mejor es la materna. La leche carece de los nutrientes esenciales para un adecuado desarrollo cerebral y corporal, por eso los lactantes deben recibir alimentos diversos en forma de papilla para completar los requerimientos nutricionales.

Otro cantar es en el adulto. Un estudio publicado el año pasado en British Medical Journal, 27 de octubre del 2014, Milk intake and risk of mortality and fractures in women and men: cohort studies. Gracias a que los registros sanitarios suecos reflejan la historia real de las personas. Más de 61 mil mujeres y 45 mil hombres fueron seguidos por 20 años, registrándose entre otras cosas, la tasa de muerte cardiovascular, cáncer y fracturas.

Los hallazgos mostraron que a mayor consumo de vasos de leche existe un mayor riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Entre las mujeres aumenta el riesgo de fracturas. El riesgo se dispara a partir de 3 vasos de leche diarios y es máximo a los 6 vasos diarios.

¿Cómo explicar esta aparente contradicción? La leche es la principal fuente de D-galactosa, un carbohidrato asociado en experimentos animales a un mayor envejecimiento e inflamación crónica. En el presente estudio se hizo una prueba en una población menor y se encontró un mayor incremento de marcadores inflamatorios entre los grandes consumidores de leche. Por el contrario, entre los consumidores de leche fermentada, como el yogurt y el queso, se vio un perfil protector favorable en la salud cardiovascular y niveles de colesterol HDL (el protector).

Los resultados de este estudio corresponden a una observación epidemiológica pero la contundencia de los resultados debe replicarse en otras poblaciones y sobre todo en diseños experimentales, es decir haciendo que un grupo consuma más leche y otro no. Pero sin embargo, las alarmas ya saltaron y la recomendación de tomar más leche en adultos parece obedecer más a estrategia de mercadeo que a una real voluntad por una nutrición saludable.


La moraleja de este cuento apunta a dos cosas, que la leche fresca no es tan necesaria en la nutrición de los adultos y que no hay que creer toda la publicidad que nos endilgan, sobre todo si proviene de un oligoemporio como el de la leche fresca peruana. 

viernes, 12 de diciembre de 2014

Los desteñidos candidatos de la SPMI

Hoy se celebran las elecciones en la Sociedad Peruana de Medicina Interna. El acto electoral es una forma que permite al ciudadano, en este caso a un miembro, de expresar su voluntad apoyando al candidato que considera lo representa. Hoy, frente a la boleta electoral, uno se pregunta si su voto provocara un cambio positivo en la institución. Mi respuesta hoy es no. Los últimos años han pasado con una sociedad científica que no h realizado ningún cambio cualitativo trascendental en el desarrollo de una especialidad matriz que hoy se ve arrinconada desde el lado académico, asistencial y administrativo. Otrora especialidad líder, ahora luce disminuida. Los sucesivos consejos directivos de la SPMI en los últimos 6 años han dejado pasar grandes oportunidades de mejoramiento frente a un entorno cambiante, sólo se limitaron a continuar la rutina institucional. Acaso eso complazca las expectativas de muchos pero no la mía.


Las listas que hoy compiten han tenido un manejo directo durante el periodo descrito. Lo descrito explica mi escepticismo. Pero hay algo más. Por versión directa de los afectados, tengo conocimiento que conspicuos miembros de la lista 1, al menos el más importante hoy, sostuvieron reuniones con un grupo de miembros de experiencia en pasados consejos directivos, con el fin de formar una "lista de consenso". Se consiguió un acuerdo verbal de caballeros. Lamentablemente, faltando 5 días para el cierre de inscripción de las listas, la candidata de la Lista 1 rompe el acuerdo logrado, desembarcando a los miembros que creyeron en su palabra. Como se puede ver, este solo hecho empaña la confianza y la credibilidad que genera esta lista, generando dudas de su limpieza moral.

Sin embargo, en la otra lista las cosas no son mejores. Encabeza la lista 2 alguien que ya ejerció la presidencia, cuya irrupción en la carrera electoral de entonces estuvo tiznada de medias verdades y ataques propios de una sucia política que debemos desterrar. Además, cuya gestión se caracterizó por un culto a la persona más que a la institución. La presidencia de la SPMI ha sido un sitio de honor y cuya tradición ha llevado a sus ex presidentes a custodiar la reserva moral de la institución. Lanzarse a la presidencia nuevamente es ajena a esta noble tradición, enfatiza el enfoque personalista y acaso mesiánico, que la SPMI no necesita, de la actual candidata y que incluso transluce una lista armada aparentemente al vuelo, como muestra de ello la foto que acompaña su propaganda luce como una burda composición del Photoshop, acaso mostrando que ni siquiera pudieron juntarse para tomarse un selfie. Esta candidatura niega además la existencia real de miembros con reconocida capacidad moral y técnica para tomar las riendas de la SPMI.

Suena penoso pero es la realidad institucional, nos esperan dos años más de lo mismo, una nave que avanza en peligrosos círculos. Parafraseando a Vargas Llosa, ante la pobreza de los candidatos de las elecciones generales del 2006, tenemos que elegir entre el cáncer y el SIDA e ir a votar tapándonos la nariz. Haciendo la salvedad que las observaciones van hacia los candidatos y no a quienes ahora dirigen el proceso electoral, quienes han demostrado un manejo impecable.

sábado, 29 de noviembre de 2014

ENAM - Puntos de Vista


El ENAM, examen de conocimientos al que se someten todos los estudiantes de último año de las facultades de  medicina, es un instrumento de medida del que podemos discrepar acerca de sus alcances y limitaciones, pero es todo lo que hay. Es uniforme, es el mismo examen que se da en simultáneo en todo el país.

No estoy de acuerdo con la decisión de no publicar los resultados. Es cierto, que el uso de esta información se ha tergiversado, sirviendo como herramienta de mercadeo pero también es cierto que docentes, alumnos y el público en general debe conocerlos. Si lo condenable es hacer  propaganda, venga de donde venga, lo tonto es pensar que una prohibición va a detener la necesidad de conocer. Eso solo aumenta la especulación y los mitos.

Se critica mucho que el examen mide los cursos de preparación que se hacen el último año, es cierto que eso influye pero lo que no se ve es que existen facultades que tienen cursos, y algunas cobran una tarifa adicional a la pensión, cuyos alumnos no salen bien parados. Lo que se infiere de ello es que el curso ayuda pero sobre una base académica labrada durante todos los años de la facultad. Todos los que hemos pasado por la facultad sabemos que eso de estudiar solo para el examen tiene un límite y asumir que las universidades que tienen cursos de preparación les va mejor que las que no es tener una visión parcializada, y cuando no malintencionada, de las cosas. Esta no es cuestión entre pudientes y los que no lo son, tanto universidades públicas como privadas lo hacen, pero ya vemos los resultados, si no fuiste medianamente responsable durante todos estos años, el curso te mejora pero no es suficiente. Es como en el deporte, no basta con entrenar un tiempo antes de la competencia sino tienes un cuerpo preparado por los años de entrenamiento. Basta ver el ranking de años pasados para tener una idea de cómo se dicta la medicina en algunas aulas universitarias y en ese saco entran las públicas y las privadas

Por otro lado, la crítica racional al ENAM como medida de todos los años de estudio debe basarse en su capacidad para medir lo dictado en los cursos de ciencias básicas. Uno asume que el alumno los debe incorporar como base para los cursos de clínica, pero la realidad niega este precepto. El paso de los años termina diluyendo buena parte de los conceptos que se dictaron. Por ello, en los Estados Unidos hay dos exámenes, una terminando los cursos de básicas y otro al final de los años clínicos. Vamos a ver si ASPEFAM se compra este encargo que tendría doble impacto, un mejor instrumento de medición y mayor atención de docentes y alumnos que le darían una mayor importancia a las ciencias básicas. Pues es muy importante anotar que formar médicos es en cierta medida formar científicos y no técnicos en herramientas clínicas o epidemiológicas que es lo que muchas facultades hacen ahora.

Asumir que la competencia es dañina es malinterpretar una condición humana. Desde niños competimos con nuestros pares. La competencia es el mejor antídoto contra la complacencia ante la mediocridad que ha ingresado como un cáncer en la profesión médica. Aquella que asume la posición fatalista de que las cosas no pueden mejorar y que por ello continuamos con los procedimientos inútiles así como con la cultura de desidia, negligencia e impunidad que lastra varios aspectos de la profesión médica, la que asume que solo por estar mal pagados estamos así.


Insisto, los cambios deben venir desde dentro antes que desde fuera la realidad gubernamental o corporativa nos termine por aplastar. 

viernes, 20 de junio de 2014

El balón está que quema




La huelga médica está más aburrida que el partido de fútbol entre Irán y  Nigeria. Lo peor de todo es que parece que ya a nadie le importa. Mal concebida, ha sido peor gestionada.

Trasladando el comentario a términos futbolísticos podríamos afirmar que la selección de dirigentes huelguitas está constituida por jugadores sin experiencia, en su mayoría de ligas de segunda división. Más aún, su capitán, de un equipo recientemente ascendido a primera, parece autoexcluido del campo de juego y cuando participa lo hace con apatía, sin convicción o reclamando a cada rato el presunto juego sucio del rival. Hoy me entero que han traído un refuerzo extranjero, pero no creo que incline la balanza y más parece un “paquete”.

El equipo contrario, lleno de jugadores insípidos que siguen al pie de la letra un libreto, ha  resistido la primera ofensiva y continua haciéndolo. Entre estos jugadores destaca un volante de contención, que se ha encargado de destruir la medular del rival. En medio de este partido para el bostezo, un “blooper” descomunal (aquel del cumpleaños) se encargó de desarmar la pobreza ofensiva de los reclamantes.

 Mientras tanto, los parciales de ambos equipos han hecho sentir su presencia. Por el lado oficialista, sus veedores se han desplegado en diversos escenarios para hostigar al rival, estos funcionarios que parecen sacados del Mundialito del Porvenir, tienen fallos absurdos como tratar de descalificar del equipo contrario porque su utilero no usa las zapatillas reglamentarias. Del lado de los huelguistas, la barra brava conocida como Marea blanca, provoca disturbios innecesarios y algunas veces hostiga a miembros de su propio gremio, so pretexto de ser “pecho frío”.

Este es un partido donde solo se espera el pitazo final y sin descuentos. Donde la tribuna siente ya la exasperación de la incompetencia de ambos equipos en un partido lleno de fintas estériles, de gritos inútiles y propuestas incoherentes.

No solo urge un cambio de jugadores, sino también de dirigentes y estrategias por ambos lados. Para mejorar no solo se necesitan mejores instalaciones, sino mejores programas, entrenadores, dirigentes y jugadores. Una revolución total que de no hacerlo nos relegará a las ligas de segunda división. Ambos equipos están a tiempo para deponer su beligerancia y jugar bonito. Necesitamos además seguir el fair play. No vaya a ser que la hinchada se termine hartando y realmente haga una revuelta en pleno estadio.