miércoles, 23 de octubre de 2013

Acabar con las malas prácticas

 
El llamado "médico de cabecera" de Alberto Fujimori declaró que hace 5 años que Fujimori baja de peso, tiene la hipertensión arterial descontrolada y continúa con depresión. Tener estos problemas clínicos sin resolución y/o control, en el campo clínico, demuestran un manejo diagnóstico y terapéutico inadecuados, por decir lo menos y ser hasta benevolente con sus médicos. Además, lo que se sabe es que un cirujano no tiene las competencias clínicas para manejar problemas médicos ya que su función son los procedmientos quirúrgicos y acaso el manejo perioperatorio. Entonces, o se ha escogido mal a su médico de cabecera o nos están contando un cuentazo.
 
Más parece lo último a sabiendas del nuevo video propalado por un canal local. Fujimori con aires de mandón exigiendo visitas cuando se supone que está muy enfermo.
 
Al margen de esta judicialización de la sociedad, donde todo tiene que pasar por un juzgado, nos olvidamos de los principios morales que deben de regir una sociedad.
 
Claro, adormecidos por la propaganda empresarial del éxito como único valor y de la monetización de las relaciones sociales, se olvida con frecuencia que los dirigentes que escogemos están sometidos a una gran responsabilidad. 
 
Si queremos limpiar de veras a nuestra clase política y dejar de quejarnos por el Parlamento que tenemos, debemos de ejercer nuestro derecho de protesta y extirpar las taras que nos acompañan como esa de "no importa, sabemos que roba pero hace obra". La protesta no debe de ser el grito destemplado, ni confiar en las encuestas, sino el expresar nuestro repudio en los medios al alcance o de organizarnos para ejercer nuestros reclamos. Una sociedad que sabe reclamar sus derechos pero que también es consciente de sus obligaciones es una sociedad que se desarrolla y no simplemente crece. Es por eso que además debemos de castigar a aquellos grupos políticos que no cumplieron sus promesas o demostraron una gran corrupción. Las urnas son un buen medio.
 
Si dejamos que la política sea el territorio de corruptos y sinvergüenzas, de partidos políticos que funcionan como un cártel,  poco nos espera a futuro.
 
De nada sirve el dinero si la sociedad esta socavada desde sus cimientos.

Periodismo de Menudeo

 
Primero fueron los programas del domingo por la noche. So prtexto de que la política es aburrida, corrupta y no llega a nada -legado fujimontesisnista- los programas de periodismo de investigación se convirtieron en propaganda de farándula, de promoción de delincuentes o de casos humanos -usualmente personas en desamaparo- con el fin de despertar compasión.
 
Luego siguió la frivolización de personas envueltas en escándalos, es decir se le enfocaba el "lado humano" a personas que habían infingido la ley o las normas morales.
 
Los noticieros hicieron lo suyo, todos los días nos vemos envueltos en líos menudos, de barrio. Como país no pasamos la valla de lo inmediato y coyuntural. Las noticias de los grandes problemas nacionales, lo que realmente importa se manejan con total discreción,  con una complicidad rampante. Ya que al no haber discusión y debate, las grandes decisiones se colocan en las manos y en los oídos de pocos, lo que favorece la componenda o la creación de esperpentos.
 
Las AFPs, el comercio de alimentos, las telecomunicaciones, las regulaciones de banca y seguros, la protección del medio ambiente, los juicios por corrupción son temas que merecen primeras planas y una discusión amplia, plural y moderada.
 
Los medios de comunicación masiva (prensa escrita, radio y TV) no deben de funcionar como comparsas sino encaminar los debates, lograr que el ciudadano común acceda al debate y sean una vía de escape a las tensiones sociales, sobre todo en ausencia de partidos políticos que funcionen como moduladores de la opinión pública.
 
Hacer girar el spin político en base a encuestas de aprobación no solo luce infantil  e irresponsable sino que daña la inteligencia y percepción del ciudadano ilustrado y preocupado por le devenir de la política local.
 
Necesitamos periodistas serios y responsables,  con coraje y claridad, no cajas de resonancia que se comen todos las triquiñuelas de los sinvergüenzas y corruptos. Que se dejen de impresionar por cubrir la noticia de la papa rellena más grande del mundo o que dediquen media hora a faranduleros de medio pelo. De todo eso ya estamos cansados y me pregunto si ésta no es una estrategia para mantener un pacto infame de impunidad y de statu quo.  suficiente de vivir al menudeo y de pensar en la gran escala nacional.
 
Hay un núcleo de periodistas responsables y conscientes de su labor, lo que hay que aplaudir es que sean cada vez más una mayoría.
 
Por el bien del país.

lunes, 5 de agosto de 2013

No olvidar

 
La lección práctica más importante que se puede dar a las enfermeras es enseñarles qué observar, cómo observar, qué síntomas indican mejora, cuáles lo contrario, cuáles tienen importancia y cuáles son señal evidente de negligencia y qué clase de negligencia……….  pero si usted no puede conseguir el hábito de la observación de una forma u otra, es  mejor que deje de ser enfermera, porque no está usted llamada a ello, pese a lo amable que usted sea y lo ansiosa que pueda estar por conseguirlo”
 
No lo dije yo, lo dijo Florence Nightingale. Lo suscribo plenamente. En estos días donde las huelgas confluyen, no debemos de olvidar la razón de nuestras profesiones pero sin dejar de reclamar por mejores condiciones de trabajo y salarios mas de acuerdo.
 
Las luchas no se detienen pero de buenas maneras.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Los Problemas del Metroplitano



La verdad que el tema del alza de pasajes del Metropolitano nos tomó de sorpresa. Creo que es el problema de la desinformación imperante acerca de los verdaderos problemas de la ciudad y de los servicios públicos en general.
 
Recién se ha hecho público que el servicio del Metropolitano es proveído por distintas empresas -una los buses, otra el de la taquilla, en un complejo sistema no bien dilucidado-, que no se cumplió con la construcción de un tramo y lo peor de todo es que el contrato es ventajoso para los concesionarios y que la Municipalidad tiene pobre poder de decisión y veto sobre la regulación de tarifas.
 
La culpa la tenemos todos, por la desidia de no exigir una mayor información a los servidores públicos. Cabe recordar que el origen de estos problemas se creó durante la gestión de Castañeda. Pero estamos a tiempo.
 
Soy usuario del Metropolitano y puedo dar fe de sus ventajas: la rapidez, la limpieza, el hecho de no tener que viajar escuchando la radio de moda y no tener que soportar a las decenas de predicadores y vendedores ambulantes que suban cada cuadra en un bus convencional.
 
Problemas: desde el inicio se sabía que solo es recomendable para ciertas rutas y distritos (los que están adyacentes a la vía), se carece de buses alimentadores en muchas estaciones, las estaciones quedan estrechas en horas punta y debieron de construirse accesos y salidas más amplios en algunas estaciones pico (como Canaval y Moreyra o Angamos), asimismo debo decir que la estaciones de la Av. Alfonso Ugarte no tiene techo y esperar el bus al mediodía de verano es una tortura. Por otro lado, los servicios de Norte a Sur generalmente vienen repletos y uno tendría que viajar apretado en una época en que aún la etiqueta del correcto comportamiento en buses masivos aun no prende en la población. Por eso, yo uso el Metroplitano en la ruta Sur-Norte en la mañana pero el regreso lo hago por otra vía.
 
Un daño colateral y muy serio es la escasa ventilación, las ventanas son muy pequeñas y Lima concentra más del 80% de casos de Tuberculosis pulmonar. Un estudio hecho en Lima y presentado en Emerging Infectious Diseases, Public Transportation and Pulmonary Tuberculosis in Lima  http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/13/10/06-0793_article.htm, llama la atención sobre los viajes largos y el riesgo de contagiarse de tuberculosis en Lima. El calor infernal que se siente en los viajes del Metropolitano durante el verano es nada comparado con el peligro de enfermarse de TB.
 
Estos problemas se tocan superficialmente o lo que es peor, no se mencionan y esto acaso a la conocida pasividad de muchos ciudadanos que consideran que un servicio público es un favor que debemos y no una obligación del Estado y los gobiernos locales. Por esta razón y por las expuestas más arriba es que alza no se justificaría y huele a chanchullo o a abuso comercial. No soy abogado pero por el interés público el contrato debiera de revisarse, ya que parece haberse celebrado en forma no santa en una época que lo importante era tercerizar para avanzar más rápido y mostrar resultados pronto sin importar la fiscalización ni el bienestar de los ciudadanos
 
Los limeños merecemos un sistema de transporte limpio, ordenado y seguro, para estar a la par de las ciudades cosmoplotas que pretendemos imitar.

Podemos desde ya comenzar a asumir nuestras responsabilidades como ciudadanos, medios de comunicación y autoridades?
 
 
 

miércoles, 30 de mayo de 2012

Krill, un nuevo motivo para volver al tema



Los especímenes de Krill varados en las playas de Pucusana trajeron nuevamente a las primeras planas de los noticieros el tema de que algo está pasando en nuestro mar. Aún no se han esclarecido las causas de este fenómeno, implicado por algunos como efectos de la presencia de la onda Kelvin (aguas más cálidas provenientes de Australia) en el territorio de la fría corriente de Humboldt.

Sin embargo, el tema de los delfines muertos queda aún pendiente. Existen dos reportes contradictorios, uno de ORCA, institución independiente que sugiere un daño acústico producto de la actividad exploratoria de compañías mineras;  y el otro, aparentemente oficial, de IMARPE que señala que fue una muerte natural y afirma además que se descarta una infección como causa de muerte.

Esto me recuerda a la época cuando muchos de los médicos colocaban como causa de muerte en los certificados de defunción, la palabra mágica de Paro Cardiorespiratorio, evento final al que llegaremos todos independientemente de la causa. La muerte natural no es una explicación científica.

Aquí radica el problema fundamental, en que ambas organizaciones han tenido diferentes instrumentos de medición. El informe en que se ampara IMARPE ha sido producido por investigadores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, y está basado en estudios para descartar la presencia de invasión microbiológica, al parecer en base a muestras remitidas por personal de IMARPE, donde los investigadores de la UPCH no han tomado parte. No se han realizado necropsias con cadáveres frescos ni se ha explorado el encéfalo de estos mamíferos. La única conclusión a la que ha llegado la UPCH es la ausencia de Brucella, Leptospira ni Morbilivirus en dos especímenes estudiados. No se puede extrapolar este hallazgo a todos los animales muertos. Lamentablemente los estudios ya no son posibles, las muestras en descompsición lo hacen imposible y me temo no se han conservado cadáveres frescos congelados.Y al parecer tal epsodio de muertes quedará en el misterio. Por lo tanto, la conclusión de IMARPE podría tomarse como inexacta e incompleta. Y uno espera que el organismo que vigila la dinámica del mar y sus especies sea mas escrupuloso en sus pesquisas científicas. Acaso podría sugerir que la UPCH debe de tomar distancia y aclarar las limitaciones que ha tenido su estudio para deslindar responsabilidades. El informe de ORCA parece ser mas completo e incluye necropsias con estudios histológicos que ya han sido descritos en este blog, pero creo que lo más conveniente sería que ORCA publique el reporte científico completo, incluyendo los reportes del análisis molecular e histológico.

El otro tema subyacente es el de la inversión en ciencia. Justo esta tarde anoté estas frases de una conferencia: "Un país pobre no puede darse el lujo de no invertir en ciencia y tecnología" o "La ignorancia es mucho más cara que el conocimiento".

Y esto es algo en lo que deberíamos de ponernos a trabajar desde ahora y con miras al mediano plazo. Los equipos y la infraestructura se pueden implementar con relativa rapidez, el tema son los recursos humanos. El entrenamiento toma un tiempo, pero el evento más sensible es la experiencia y el logro de un pensamiento crítico, sumado a una ética científica, que evite torpezas técnicas como en las que incurre una institución del Estado.

lunes, 21 de mayo de 2012

Responsabilidad Etica sobre la Vida Marina


Foto: Maylen Estrada

Nuevos indicios en el caso de las aves marinas que vienen muriendo en nuestras costas apuntan a la inanición como la causa más probable. Solo hace unos días, me comentaron de la aparición en la azotea de un edificio de un guanay desorientado y desesperado. Vanos fueron los intentos para alimentarlo, estas aves se alimentan de anchovetas, cuya disponibilidad es casi imposible en su forma fresca en los mercados de la ciudad. El ave sobrevivió solo dos días. Durante este periodo se trató de ubicar a asociaciones protectoras de animales, e incluso a la policía ecológica,  pero no fue posible establecer un contacto claro.

Por otro lado, leo hoy en La República, quien cita a su vez a un vocero de ORCA PERU, los resultados de la necropsia practicada a los delfines muertos masivamente en las playas del norte del país: ruptura de los huesos óticos y hemorragia del oído medio, todos ellos del lado derecho; asimismo, se observa embolia gaseosa en órganos como el hígado y los riñones, consecuencia de un rápido ascenso desde zonas más profundas del mar, lo que se conoce como un síndrome de descompresión.  Estos hallazgos sugerirían un trauma acústico de causa no identificada. Los resultados del tamizaje de bacterias, virus y parásitos ha dado negativo y han sido descartados como causa de muerte.

Las poblaciones de seres vivos, a excepción de los humanos, se mantienen en un delicado equilibrio ecológico. Las alteraciones masivas y repentinas en el número de determinadas especies, provocados en esta caso por una excesiva mortalidad alteran el equilibrio de las otras especies. No queda claro, aunque si la sospecha que la actividad del ser humano tiene que ver en parte con ello. No podemos hacer nada con los cambios de clima o con la aparición de corrientes marinas cálidas pero si podemos ser conscientes del impacto que generan las actividades extractivas de todo tipo en el mar.

A pesar, o creo mas bien debido a ello, el tener miles de kilómetros de costa nos da la impresión de considerar que los recursos marinos son infinitos y que el mar aguanta todo: drenajes de desechos, evacuación de desmontes, pesca indiscriminada, artefactos en desuso, exploración minera, etc. Sin embargo, creo que ya es hora de que todos asumamos una mayor responsabilidad en el cuidado y conservación de nuestros recursos marinos, algunos más que otros. Nosotros como ciudadanos ejerciendo nuestro derecho a la denuncia y al reclamo, a las autoridades que hagan que las leyes se cumplan y ejerzan los mecanismos de control a las que está obligadas, a las empresas para que actúen con responsabilidad, y si no quieren hacerlo que sean sancionadas. Ya se han depredado algunas especies y ni las vedas ni las cuotas de pesca se respetan. Los problemas sociales de hoy serán nada cuando no tengamos los alimentos suficientes para comer.

Existe una ética en todo esto y no esta siendo vista ya sea por ignorancia o por intereses particulares. Lo que es cierto es que la desidia es peligrosa y puede llevar a un desequilibrio ecológico que ni con todo el oro del mundo (en este caso, con todas las ganancias del boom económico) no podremos contrarrestar.

Estamos a tiempo y todos tenemos algo que hacer.


Fuente: Blue Voice-ORCA

En la foto superior: guanay desorientado, que se golpeaba constantemente contra el vidrio al intentar alzar vuelo

En la foto inferior: las burbujas de aire se ven como manchas blancas en la parte inferior del cuadro, la muestra corresponde a hígado







viernes, 18 de mayo de 2012

La Producción Científica


Los problemas desnudan las deficiencias. A estas alturas y en una semana movida políticamente la noticia de las especies marinas muertas de nuestras playas parece un tema secundario. Pero no lo es.

Parte de los indicadores del desarrollo de un país está medido por su producción científica, llámese investigación y publicación de estudios en diversos campos de la ciencia, tales como ingeniería, física, salud, biología, química, entre otros. Áreas que han permanecido desatendidas y libradas al sálvese quien pueda desde decenios. Para los políticos y los gurús del crecimiento económico este tema siempre ha sido un tema muy secundario y visto como lejano en sus prioridades. Al parecer, para este grupo de personas, científico y peruano es un oximoron.

Hasta me pongo a pensar, que para muchas personas, un científico es un ser extraviado y extravagante, una rara avis perdida y lejana entre tantos una sociedad henchia de consumo y entretenimiento. O acaso confundan la idea de un científico con los personajes de The Big Band Theorynerds algo ridiculizados y distantes. Pero a pesar de ello, su presencia en una serie de televisión coloca la idea, al menos para el ciudadano norteamericano promedio, que un científico es una persona común y corriente, pero que orienta su trabajo y manera de pensar al desarrollo de conocimientos, no siendo ellos personas cuya actividad es la de producir dinero, en pocas palabras, no es un emprendedor.
Visto de esta manera, un científico es alguien a contracorriente y cuyos fines descansan en la resolución de dudas acerca de la naturaleza: el comportamiento de los vientos, la temperatura de las aguas, la migración de especies, la calidad genética de nuestra flora y fauna, la ecología de las epidemias, la cura de la Tuberculosis, el mejoramiento de pruebas diagnósticas,  etc, etc. Un científico es un curioso permanente e ilustrado que requiere de un sistema que lo apoye.

Y eso es todo lo contrario a la realidad. Los postulantes a Ciencias en las universidades arañan números que rozan la extinción. Los fondos públicos son escasos o inexistentes. Al menos en Medicina, que es la actividad que me compete, los verdaderos cientificos viven en islas de investigación, sobreviviendo con fondos de apoyo internacionales y generalmente asociados a grandes universidades del mundo desarrollado, muchas veces marginados por el establishment sanitario estatal, que los mira de lejos y con acaso cierta antipatía, al ser aquellos los que consiguen fondos importantes y publican sus resultados en revistas de renombre y circulación mundial. 

Que no se crea que basta con comprar la tecnología que viene del primer mundo y que no es necesario el desarrollo de la tecnología local, que para qué inventar la pólvora. Lo que sucede es que el Perú es único en muchos aspectos, entre ello: su diversidad ecológica, lo que deviene en diversidad en flora, fauna, costumbres y enfermedades. Como país albergamos no solo enfermedades tropicales únicas, sino enfermedades secundarias a la vida en altitudes extremas, las que son conocidas a nivel mundial como enfermedades desatendidas, ya que al no existir en la zona desarrollada del mundo no merecen la atención para el desarrollo de nuevas tecnologías diagnósticas y menos aún, no son atractivas para la industria farmaceutica  que es la que produce los medicamentos a gran escala.

El desarrollo tecnológico nacional debe de ir aparejado a la inclusión social, ya que justamente algunos de las zonas más pobres y/o desatendidas son las mas afectadas por enfermedades endémicas: malaria, leishmaniasis, leptospirosis, tuberculosis, dengue, cisticercosis, rabia, peste, bartonelosis, hidatidosis, tifus, entre otras. Todas ellas enfermedades que requieren no solo de mejores pruebas diagnósticas y medicamentos, sino además de efectivas medidas de control.

Para ello, necesitamos estrategias claras que derivan de un conocimiento profundo del problema a través de la investigación científica.

Es cierto, tenemos como país miles de problemas que requieren atención inmediata, pero lo que irrita es el triunfalismo de ciertos sectores sociales y políticos que mencionan lo bien que estamos (en Lima y en algunas ciudades) pero que dan la espalda flagrantemente a todo aquello que empañe la "Marca Perú". Para mejorar como sociedad y país, para alcanzar un verdadero desarrollo humano y no sólo económico (y hasta especulativo) es necesario un compromiso político, un viraje de timón en el Estado, que oriente recursos y que no descansemos en ser un pais de cocineros y mineros, sino que tomemos el rumbo del crecimiento y desarrollo de tecnologías.

No solo de pan viven los peruanos.